San Juan avanza con una fábrica de paneles solares que tendrá el 85% de componentes nacionales

07-05-2021

Cuando todo el mundo parece rendirse ante la supremacía china en lo que respecta a la competitividad de sus paneles solares, en San Juan avanzan con un ambicioso proyecto que aspira a producir prácticamente toda la cadena de este insumo para sus parques fotovoltaicos.

El emprendimiento consta de varios edificios, de los cuales ya están construidos unos 2.800 m2 destinados a oficinas, logística y administración, mientras que esta semana se colocó la piedra basal para la construcción del predio de 7.800 m2 donde se montarán las líneas de producción.

El evento contó con la participación del Gobernador Sergio Uñac, el ministro nacional de Medio Ambiente Juan Cabandié y el presidente de EPSE (Energía Provincial Sociedad del Estado) Víctor Doña, cabeza de este proyecto que dialogó con EOL y explicó los ejes de la iniciativa.

[Con la ampliación de Cauchari, termina la era de los mega parques renovables y entran en jaque las metas]

“Es una fábrica integrada de paneles que arranca desde el silicio grado solar hasta las celdas y el módulo fotovoltaico. Producirá la cantidad de paneles para generar 71 MW al año, que es el equivalente de energía de 50 a 60 mil viviendas”, explicó.

La idea comenzó hace dos años cuando se empezaron a comprar las 266 máquinas necesarias para las cuatro líneas de producción que tendrán un 85% de valor agregado nacional, un número inédito a nivel mundial que incluso pretende ampliarse en una segunda etapa con una integración con la industria minera.

Sucede que desde las propias montañas de San Juan se extrae el cuarzo y la cuarcita que se usan para fabricar silicio metálico. El problema es que, para llegar a producir silicio grado solar, se requiere una pureza del 99,99% a la cual sólo se llega mediante una tecnología muy compleja que actualmente no se maneja en el país.


A pesar de la dificultad de competir con China, Doña asegura a EOL que con estos paneles se podrá generar energía a valores similares de la última licitación Renovar. “La idea es entrar en producción en mayo del 2022. Si logramos cerrar el financiamiento, en el segundo semestre de este año largamos con la licitación” dice.

Lógicamente, el nivel de producción estimada no sería suficiente para la demanda potencial argentina. 71 MW apenas alcanzan para abastecer a un parque de grandes dimensiones al año. Sin embargo, desde San Juan no descartan una fuerte ampliación si todo sale según lo previsto.

“Los primeros paneles los vamos a destinar en Tocota, pero también queremos avanzar con la generación distribuida en la provincia y ya iniciamos conversaciones con el gobierno nacional para venderle a Cammesa para proyectos de todo el país”, señaló el funcionario.

[Exclusivo: Las promesas del Gobierno a los empresarios de energías renovables]

La zona de Tocota está calificada como una de las mejores a nivel mundial por su calidad del recurso y no solamente se prevé instalar hasta 3.000 MW de energía fotovoltaica, sino que también se podría desarrollar la eólica.

Para ello, el gobierno de Uñac construyó una estación transformadora y las correspondientes líneas de alta tensión, principal cuello de botella con el que se topan los empresarios que apuestan a desarrollar las energías renovables.

Eso despertó el interés de inversores canadienses que se adjudicaron tres proyectos que ahora se encuentran paralizados por la convulsionada situación financiera del país que se originó en el final de la gestión de Macri.

“Ahí los plazos se comenzaron a alargar y se vencieron las garantías. Algunos se han caído y otros no, pero tiene que resolver Nación que hace porque los parques están ocupando virtualmente espacio de red”, dice el titular de EPSE.

Autor
Energia On Line
Fuente
EPSE